CINCO PUERTAS GRANDES CINCO

 

Por: F. Pacheco

 

El maratón taurino celebrado en la Plaza de Las Ventas del Espíritu Santo, que se inicio el pasado 30 de abril con la Feria de Comunidad y finalizó el 7 de junio con la Feria del Aniversario, nos ha dejado cinco puertas grandes, por lo que se podría decir que el citado maratón ha tenido, artísticamente hablando un resultado satisfactorio.


Andy Cartagena
Imagínense si todo esto hubiera sucedido en la Feria de San Isidro, donde se produjeron dos de estas cinco puertas grande y fueron 23 festejos y sin embargo en la Feria del Aniversario, con 6 festejos incluida la corrida de beneficencia, se produjeron las otras tres, en los últimos años nos da más satisfacciones la Feria del Aniversario, que la del Santo Patrón y esto no es bueno.

Analizando las cinco salidas hacia la calle de Alcalá, tengo que decir que tres de ellas han sido incontestables, la de los rejoneadores Pablo Hermoso de Mendoza el día 17 de mayo, dentro del serial de San Isidro, y Andy Cartagena el 6 de junio, y la de Luís Francisco Espla el 5 de junio, estas dos últimas incluidas en la Feria del Aniversario, además la del torero de a píe, el mismo día un año después de la gran tarde de José Tomás, cosas del destino, según se comentaba antes y después del suceso, la corrida de Victoriano del Río, era la que supuestamente iba a lidiar este año José Tomás en Madrid.

Sobre las otras dos salidas ya hay más discusión, primero los dos diestros, Sebastián Castella y Rubén Pinar, cruzaron el umbral de la Puerta de Madrid, cortando una oreja a cada uno de sus dos toros, que es correcto puesto que así ésta reglamentado, no debería de haber discusión, pero sin embargo las ha habido y las seguirá habiendo.

            Sobre la actuación del torero francés se ha dicho de todo, que es una salida barata, inmerecida, etc., pero en definitiva yo entiendo que es una consecuencia del momento actual que pasa la fiesta en general y la Plaza de Madrid en particular, la tarde del 14 de mayo Castella toreó como siempre, como es él sin mentiras, cierto es que mató de media estocada caída al quinto toro, pero ese es un detalle que el público en general no valora.

            En la última del maratón Rubén Pinar, también ha salido por la Puerta Grande y su salida no ha convencido a todos, sirva como ejemplo éste extracto de la crónica de Zabala de la Serna en ABC:

“El hombre iría a por todas pero enviaba a veces, y no pocas, al importante toro a por uvas, especialmente en la segunda mitad de faena. Valeroso, proceloso, meritorio, negado con una zurda que nunca embarcó ni enganchó por delante, la Puerta Grande que se le abrió ante los ojos traía la catadura de un público dominguero de feria vencida y abonos cedidos. No sé si lo dije en Valencia ya, pero Rubén Pinar va a funcionar y gustará en los pueblos. Madrid es un poblachón manchego, como escribía don Francisco Umbral, en tardes como la de ayer.”

            Sí tengo que decir que mato muy bien a los dos toros, pero aun así, tal vez se debería abrir el debate sobre la concesión de trofeos en la Plaza de Las Ventas, porque una oreja barata, más otra oreja dan un triunfo descafeinado, y dos orejas de un toro, de momento dan un triunfo incontestable.

 

 

 

 

 

Anterior

Volver al Índice

Siguiente