LAS COSAS DEL AQUÍ

 

Por: Aquilino Sánchez Nodal

 

EL ESOTERISMO DE “EL CHONI”

 

El título del artículo no define de entrada al personaje ni a su arrolladora identidad artística. Muerto Félix Colomo, el Decano de los Matadores de Toros es Jaime Marco Gómez “El Choni”.
Nació en Valencia el 20 de Noviembre de 1920. Su onomástica coincide con las luctuosas fechas de José Antonio Primo de Rivera, Buenaventura Durruti Domingo y Francisco Franco Bahamonde. Fuera por azar, coincidencia o circunstancias desconocidas condicionan la carrera del matador. Piensa, “El Choni”, que su carrera profesional está postergada por las intrigas tramadas por poderes ocultos.

El Choni            Su presentación en la Plaza de Toros de Madrid fue el día 15 de Abril de 1943, algo tarde, resulta extraño para la época que un novillero de 23 años, precedido de reputación de artista, decidido y conocedor de la lidia, esperara tanto tiempo la calificación del público de la capital. El cartel lo componen José Parejo y “Angelete” con novillos de Manuel Arranz.
En conjunción secreta con el Planeta Marte progresa como novillero a gran velocidad. Es urgente la alternativa. El 15 de Octubre de 1944 en la Plaza de Toros de su ciudad natal, con Manuel Rodríguez “Manolete” de padrino y “El Andaluz” de segundo espada, Jaime Marco “El Choni” toma la alternativa. Coincidencia: La ganadería, de Escudero Calvo, hoy de Victorino Martín, escogida por el mismísimo “Manolete”, máxima figura.
Los matadores clásicos demostraban su solvencia y supremacía lidiando las corridas más duras y difíciles cuando alternaban con toreros ambiciosos. Todas las tardes había que demostrar quien era el que mandaba en el ruedo, cobraba más y era el más valiente. Esto, solo se podía resolver enfrentándose a los astados más fieros y complicados. Hay que repasar los toros que mataban los toreros de las épocas de oro y plata de la tauromaquia. Nada que ver con los ídolos actuales.

En su primera etapa de matador, guiado por una estrella que alumbra su camino, destaca en el escalafón por valiente, dispuesto a no dejarse ganar la batalla por ningún otro matador. Es figura del toreo, puede elegir, se acabaron los malos tragos y los riesgos pasados. Para la confirmación de Alternativa, “El Choni” escoge toros del señor Vizconde de Garci-Grande. Se la otorga Pepe Bienvenida con “Albaicín” de segundo, el día 6 de Mayo de 1945.

La temporada marcada en negro por el suceso de Linares, 1947 es la de mayor relevancia en la carrera de este torero, 43 veces hace el paseíllo por las plazas de España. Cantidad importante de corridas por la diezmada cabaña de bravo, aún no recuperada de las matanzas para paliar la hambruna de los bandos enfrentados en guerra. El dios Tauro lo cuida y aumenta sus triunfos tarde, tras tarde.
La otra cara de la moneda se da en la temporada de 1949, cuatro contratos. Los dioses le han abandonado, hay que emular al padrino y poner agua de por medio. Marcha a América. En Méjico deslumbra por su toreo fácil, llega a tener un gran cartel y muchas corridas firmadas. Coincidencia: la sombra del “Monstruo” de Linares ampara sus actuaciones.

Al regreso a España se topa con la realidad de la indiferencia, 1953. Sucesos taurinos de ese año: Un novillo se escapa, a la  calle, de la Plaza de toros de Vistalegre, “La Chata”, es muerto a tiros por la Benemérita en la calle de Alejandro Sánchez. Un tranvía, con muchos aficionados, se cae al río Manzanares, por rotura de frenos cuando bajaba la cuesta de Toledo.

Pero de “El Choni” no se acuerda ni Dios. Por motivos astrales, nadie lo sabe, el 6 de Abril de 1958, Jaime Marco “El Choni” se viste de luces para conceder la alternativa a Francisco Antón “Pacorro”. Termina la corrida y el maestro cuelga el vestido para siempre jamás.
Su destino en el Universo no le dejó perdurar en los ruedos. Es verdad, que no le castigó con muchas cogidas: 1946 en Zaragoza, 1947 en Madrid y 1949 en Marsella.

Jaime Marco asistió a corridas de toros de las Ferias de San Isidro, algunas tardes acompañaba a Vicente Zabala en su barrera del tendido 3. No recuerdo el tono de su voz, pero si su sonrisa perenne y los comentarios a la lidia. Los aficionados de toda España estamos pendientes de que, a este último matador de época, se le rinda un merecido homenaje. Podría ser el 20 de Noviembre de 2009 en la Plaza de Toros de Valencia, fecha en la que cumplirá 89 años de edad torera.

 

 

 

 

 

Anterior

Volver al Índice

Siguiente